Sunday, December 4, 2016

Guiso de conejo al vino blanco. Rabbit stew with white wine


Recuerdo que hace años, cuando empecé el blog, posteé un guiso de conejo, y a falta de conejo, usé unas fotos de un libro. Pero este año, sorpresa! Encontré conejo (congelado) en uno de los supermercados locales, habría unos veinte, traídos exclusivamente para los festejos de Thanksgiving de inmigrantes. Porque no creo que a los norteamericanos se les ocurra hacerlo.

De hecho, mi hija menor es nacida en Argentina, pero educada en EEUU y le pareció un horror la idea, se puso a llorar preguntándome porqué había cocinado un ¨bunny¨. 
Una situación difícil, de muy mal humor intentamos explicarle que para lo que ella era un horror, para nosotros, que hemos sido criados en la ciudad y a la vez en granjas, no es nada raro, pero sí especial y que este plato nos traía muchos recuerdos.


Vamos a la receta entonces, para aquéllos que se animen. El conejo tiene un sabor muy suave, que recordaría al del pollo. Y la carne es igualmente blanca.
Este conejo vino totalmente limpio, sin la cabeza. Le saqué las costillas porque era pequeño y no había mucho para comer en ellas.
Para cortarlo, abrimos las patas (los cuartos) como si fuera un pollo. Cortamos en las coyunturas y ya tenemos 4 porciones. Luego el torso lo cortamos en tres. Separamos.

Pelamos y lavamos unas papas, cortamos en cubitos, las freimos sin cocinar totalmente en una cacerola en aceite vegetal.
Las quitamos y ponemos en un bol. En el mismo aceite, doramos las presas, con unos dientes de ajo enteros. Desechamos el aceite que seguramente habrá incorporado agua, especialmente si el conejo estuvo congelado.


Cortamos vegetales, acá vemos zanahorias, cebollas, ajíes, podemos agregar apio, y los rehogamos en el aceite que ha quedado limpio o lo reemplazamos. Podemos sacar el ajo entero y poner ajo picado, después de rehogar las verduras para que no se nos queme.
A continuación ponemos las papas, las presas doradas junto con los vegetales más hierbas aromáticas frescas (en lo posible). En la foto vemos melissa o lemon balm, orégano, laurel molido, romero.
Agregamos cantidad necesaria de agua, y uno o uno y medio cubitos de caldo de pollo con tomate, o pollo, o verduras. Más un buen chorro de vino blanco seco.
Terminamos de cocinar y a último momento agregamos las arvejas. Hmm, delicioso!


Saturday, October 22, 2016

Champignones en escabeche. Marinated mushrooms


Como verán los amigos, estoy posteando más seguido pero aún sin tiempo para navegar y ver todas las recetas deliciosas.... Ésta es de Pamela, y les dejo acá el link:

Me resultó tan práctica y rica que la compartí con mis amigos y familiares en Buenos Aires, quienes están esperando más fotos.
Los ingredientes que usé:

Vino blanco argentino importado (no fue buena la calidad, pero OK para cocinar).
Aceite vegetal
Ajo
Laurel en polvo
Semillas de coriandro
Romero fresco
Sal de mar
 
Con respecto a la receta de Pamela, yo tengo algunos mínimos cambios:

Usé aceite vegetal, OK, sin problemas
Las cantidades de vino blanco y aceite, las puse ¨a ojo¨ para cubrir los champignones y que sobre para que queden cubiertos del líquido en el frasco. 50% y 50%.
El romero lo agregué un poquito antes de apagar el fuego.
Los champignones son Baby Portobello, de ahí el color marrón.
La foto a continuación la saqué con el celular, y se ve el tono verdoso. Eso es porque no tenía laurel en hojas sino en polvo, que me encanta y es mi nuevo comodín en la cocina.
No tengo pimienta en grano, debido a que en el Sur de CA las comidas son bien spicy, y en casa prefiero no usar picantes, no tengo el hábito, entonces reemplacé los granos de pimienta por coriandro, quedó muy bien
La cocción, creo que fueron 7 minutos de hervor, como estos champignones son un poquito más grandes, quedaron firmes de todos modos. 
Agregué ajo en láminas antes de envasar en un frasco hermético.
Dos bandejas de champignones y un cuarto me rindieron un frasco de esos de salsa de tomate (marinara, tuco) italianos.



El resultado, espectacular. Me preguntan mis amigos cuánto dura en la heladera, pues no lo sé, supongo que un par de semanas, pero nadie les daría tiempo a que se pasaran.... 
Son ideales para servirlos con una picadita (tapas).

Sopa de vegetales de tomates dorados en crock pot


Creo que el nombre de esta sopa está un tanto confuso. Porque sí es de vegetales y no de tomates precisamente, sino que yo he usado una lata de tomates golden (dorados) de sopa condensada para la cocción en crock pot. Para aquéllos que no posean esta cacerola, diría que cocinen a fuego sumamente bajo en forma tradicional, y con la olla tapada, revolviendo a menudo, aunque no puedo asegurar que el resultado sea el mismo.
Lo bueno de la crock pot es que los vegetales conservan su textura, siguen crujientes cuando están cocidos, el sabor es el original y no se necesita agua extra, porque la sopa condensada se completa con el vapor.
Cortamos vegetales varios, no recomiendo papas porque la cocción es más larga aún.
En la foto, tenemos zucchini, tomates, cebolla roja, apio, espinacas, kale. Para una cacerola pequeña, una lata de sopa condensada, sin agregar agua, ni sal, es suficiente.
El tiempo de cocción es de aproximadamente 3 horas. 



Tuesday, October 18, 2016

Empanaditas de manzanas


Esta receta es una variante de otra que ví on line, que no guardé pero recuerdo bien que las empanaditas se cocinaban al horno flotando en almíbar. Me pareció demasiado dulce y decidí hacer una versión súper fácil y que tuvo mucho éxito.

Pelamos manzanas (yo uso rojas, Deliciosas), las cortamos en gajos, los ponemos con ralladura de naranja y unas nueces o almendras picadas sobre las tapas de empanadas para horno.
Cerramos como bolsitas y cubrimos con más nueces o almendras, bien mezclados con azúcar, canela, manteca. Cocinamos al horno precalentado, 450oF en bandeja enmantecada unos minutos hasta que se doren.


Tengo que aclarar que tuve la mala idea de agregar más almendras a último momento, al no estar bien cubiertas de manteca y azúcar, se tostaron demasiado. No escatimen en estos ingredientes.....


Saturday, October 15, 2016

Pasta con pesto de perejil y nueces. Bonus pasta con pesto y choclo


Hace unos cuatro años posteé el pesto de perejil con almendras,  que me sacó del paso cuando no tenía albahaca (basil) ni nueces para hacerlo tradicional.
Este año volví a repetir la receta pero con penne rigate y pesto de nueces, que están cortadas pequeñas pero no son picadas. En casa les da lo mismo comer un pesto u otro, la ventaja del perejil es que compramos mayor cantidad, es más barato y puedo guardarlo en un frasco por una semana o diez días, solamente hay que revolverlo antes de usarlo. Yo no le agrego ni sal, ni pimienta, pero sí queso sobre las pastas.


Mi mamá solía hacer el pesto picando con una cuchilla grande, pero yo prefiero usar la licuadora, pongo el perejil cortado groseramente, aceite vegetal en cantidad suficiente, un par de dientes de ajo, y licúo en una función ¨gruesa¨, que le deje textura.
Luego lo paso a un frasco, me aseguro que el aceite lo cubra.


Y lo uso luego como comodín, para poner arriba de las carnes, del pollo, pescado a la plancha, y también hice estos dedalitos que los comí tibios, con choclo (maíz, corn) hervido en caldo y desgranado. No llegué a hacerlas, pero para las bruschettas también es buena idea. 

Otra variante es el ¨creamy pesto¨, con crema de leche entera en vez de aceite, que es absolutamente delicioso, pero no se puede guardar.


Sunday, September 25, 2016

Pechugas de pollo con duraznos


Esta receta es producto de improvisación, basada en duraznos frescos grillados con manteca y con un poco de azúcar que con crema batida se puede comer como postre.
No estoy posteando por falta de tiempo, lo que no significa que no cocine, aunque ahora lo hago bastante light, sin grasas animales.

La foto, muy fea y ya la cambiaré, la saqué a las corridas con el celular a la hora de la cena. No obstante creo que vale la pena postearla ahora que aún podemos conseguir los últimos duraznos y a buen precio.
Usé un poco de aceite de coco orgánico para rehogar apenas cebollas, tiras de ajíes y los duraznos frescos en gajos. Agregué pechugas de pollo cortadas, dí un par de vueltas, condimenté con sal, chili powder, curry. 
Cuando se seca un poco, le incorporamos unos chorritos de vino blanco y finalmente romero.
Muy sencillo, el sabor, delicioso.

Sunday, August 28, 2016

Revuelto de zucchini con jamón cocido. Bonus: zucchini con tofu


Una guarnición muy sencilla que para mí con la inclusión de tiras de jamón cocido es más que suficiente para un almuerzo.
Esta receta la había posteado hace años, otra versión similar, pero creo que la he mejorado porque la condimenté con curry.

Rehogué rodajitas de zucchini rápidamente con manteca vegan vegetal, tapé la sartén para que no se quemen. Revolví un par de veces, incorporé las tiras de jamón, el curry a gusto, perejil, ajo. Sin sal, porque ya el jamón tiene suficiente.
Finalmente le agregué un huevo batido y revolví unos segundos más hasta que el huevo se coaguló. Con tres zucchinis hubiera sido mejor usar dos huevos, pero para mí está bien así, un poquito menos de colesterol.... 


El bonus: zucchini revuelto con tofu.
En una sartén antiadherente con spray de aceite o manteca, poner zucchini cortados pequeños, con cebollas. Rehogar dando algunas vueltas, tapado para que no se pegue. Agregar ajo en polvo, semillas de girasol, perejil, turmeric o cúrcuma, y trocitos de tofu firme.
Revolver un poco más, cocinar unos minutos tapado y servir.

Sunday, June 12, 2016

Ají relleno al horno con jamón, queso, huevo. Ensalada con broccoli crudo


Super fácil esta receta y bien deliciosa, para una comida ligera o una entrada. He de suponer que es bien conocida, pero creo que los argentinos conocemos más la versión del ají relleno con huevo y queso a la parrilla.
Para preparar estos ajíes, usamos los medios, cortados transversal para que no se derrame el huevo.
Cortamos un ají por la mitad, quitamos las semillas. Ponemos jamón cocido abajo, luego un huevo crudo que vamos a pinchar y sazonar con sal, pimienta, hierbas..... 
Yo puse este ají a cocinar en un hornito eléctrico, 450o F, por unos 20 minutos aproximadamente hasta que el ají se ve cocido y el huevo coagulado.
Lo corté a ver cómo iba, y le faltaba cocción en el centro.  Le agregué dos rodajitas de queso y lo dejé 1 minuto en microondas.
Cuando estuvo templado, lo serví sobre una ensalada de lechuga mantecosa (butter lettuce), radicchio, y flores de bróccoli crudo, con condimento italiano de balsámico (comprado).


Saturday, May 14, 2016

Mermelada de tomates y ciruelas


Esta mermelada tiene consistencia como de salsa espesa, casi como jalea. El sabor es sorprendente y ligeramente parecido al membrillo. La podemos usar como salsa para aves y cerdo, para postres también. Debajo les daré un tip para el pollo.
He visto recetas en Internet que son laboriosas, hirviendo los tomates, pelándolos, pues en esta, no es necesario-

INGREDIENTES para tres frascos (o casi)
8 tomates peritas o Roma
2 ciruelas rojas grandes o más (yo usé amarillas de cáscara roja)
Una naranja cortada pequeña, sin el pellejo, nada de las partes blancas
La piel rallada de esa naranja
1 1/4 taza de azúcar blanca
Dos clavos de olor
Canela  molida a gusto
Cardamomo a gusto
Agua

Cortamos los tomates y las frutas muy pequeños, con cáscara. Ponemos a hervir todos los ingredientes en el agua, la cantidad de agua que no llegue a cubrir.
Acá haré una advertencia, porque yo puse más agua y me costó mucho la reducción. 
Una vez que la mermelada toma consistencia de salsa pegajosa, quitamos los clavos de olor, la ponemos en la licuadora, en una función gruesa. La pasamos nuevamente a la cacerola, dejamos reducir un poco más.
Vertemos en frascos esterilizados y guardamos en la heladera.


Bonus: pechugas de pollo con ajíes, cebollas y ajo en salsa de tomates y ciruelas.

Rehogamos tiritas de ajíes, cebollas, agregamos las pechugas cortadas en ¨fajitas¨, el ajo picado. Doramos ligeramente e incorporamos un poco de salsa de soja (yo usé oscura), un poco de agua y salsa de tomates con ciruelas a gusto. Queda delicioso!!!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails