Friday, October 15, 2010

Aprendiendo a tostar semillas de calabacita


Si hace unos diez años me hubieran comentado de agregar semillas a una ensalada, me hubiera parecido curioso, sólo las relacionaba con panes. Hasta que un día, una amiga –hará 6 años- contándome las exquisiteces que había cocinado para una fiesta, incluye ensaladas con semillas de zapallo. Ahí me enteré que incorporar semillas a los vegetales se había transformado en moda en Buenos Aires, y que ya se practicaba en California pero yo no me había percatado. Prestando atención, ví que había chauchas (green beans) congeladas con almendras fileteadas, y que se venden bolsitas de pepitas de zapallo. Las de girasol las compran los chicos como snacks para el colegio. Las semillas completas de zapallo, en comidas, no las había visto nunca. Hasta que un día, leo un post de Silvia Calvino (experta en el uso de semillas), del blog Las Recetas de Silvia, sobre cómo tostar las semillas de zapallo y comerlas como snacks, condimentadas. Me pareció una idea fantástica, y empecé a probar, con un par de intentos fallidos. 

Estas son de mi segundo intento, las que se quemaron en su mayoría
Estas son las primeras, se las comieron los hombres de la casa con un amigo de mi hijo, mientras yo cocinaba

La primera vez, herví las semillas por más de media hora, luego las tosté con sal y adobo para pizza. Las dejé sobre la mesa, y se las fueron comiendo así, aunque hubo protestas porque se sentían como ¨astillas¨. Luego probé tostando directamente, a horno moderado, fue más fácil, pero la mayoría se me quemaron. (Las olvidé); aún se sentían las ¨astillas¨. Dicen que la tercera es la vencida. Abrí una de mis calabacitas (waternut squash) y aún no estaba totalmente madura. Las semillas, por lo tanto, eran más pequeñas. Y ahí estuvo la clave, el tamaño de las semillas.
Las dejé en el hornito eléctrico a unos 400oF (moderado-bajo), condimentadas con sal y pimentón dulce (páprika), mientras preparaba el almuerzo no les sacaba el ojo, por las dudas. Un par saltaron al piso del hornito, pero sin ningún inconveniente. Convidé algunas a mi esposo, que le encantaron, y el resto me las comí todas yo sola, con una ensalada de tomates perita baby Roma, lechuga, huevo batido a la plancha. El dressing, fue vinagreta. Obviamente el estómago debe esforzarse más para digerir estos sólidos de mi ensalada, en consecuencia, me sació por horas.

4 comments:

  1. Myriam, te quedó de maravillas!!! Una delicia!!!

    ReplyDelete
  2. Gracias Silvia, es tu crédito!
    Un beso,
    Myriam

    ReplyDelete
  3. Me encantan las semillas, las de calabaza son de mis favoritas!

    Besiños y buen fin de semana.

    ReplyDelete
  4. Hola Mayte! gracias por tu comentario, te visito entre hoy y mañana,
    un beso,
    M

    ReplyDelete

Gracias por vuestros comentarios constructivos!.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails