Wednesday, October 6, 2010

Las diez cosas que un tomador de mate no debe hacer jamás

Esta hermosa artesanía me la envió mi hermana, hace unos pocos meses. Si notan bien, es la yerbera, azucarera, mate y bombilla, encastrados para llevar de paseo. Lindísimo! Es más para mi esposo, porque ella sabe bien que no tomo mate, ella tampoco, pero mi marido sí (y cada tanto mi hija mayor), cuando consigo la yerba, y eso sucede una vez cada tantos años, ja jaaja. El último paquete lo guardé por dos años, para que no digan que no había yerba :) Es raro para una argentina, pero no me gusta la yerba mate, ni siquiera el mate cocido; tampoco me gusta la ceremonia del mate, especialmente si alguien intenta ofrecer mate a los chicos, tengo mis manías, tampoco tomo leche, pero adoro los tés, todos.
Para vuestra información, tengo una amiga argentina casada con un norteamericano, y gracias a ella, todos los amigos de su esposo, incluso sus familiares, son fanáticos del mate, siendo ajenos a nuestro hábito matero, intentaron convencerme en rondas playeras, sin éxito...
Mi marido me mandó este link, lo leímos los dos y nos resultó muy divertido, es un artículo de Joaquín Hidalgo para revista Joy, y reproducido por La Nación. Tomen o no la famosa infusión, les recomiendo leerlo para reír un rato, de lo que para nosotros es obvio....
Foto bajada de cafematelibros.com
1. No usar azúcar ni edulcorante. Esto es un pecado mortal. El mate es amargo, y punto. Toda otra variante es un plan cobarde para ablandarle la boca a una bebida que es recia y rica, tal y como la da la naturaleza. Sino, probá ponerle azúcar a las aceitunas o a la espinaca, a ver cómo te queda.
2. No revolver la bombilla. La bombilla no es una palita para arreglar la yerba y levantarla cuando el mate está lavado. A pesar de que hay gente que les gusta palanquearla para generar un agujerito en las profundidades del mate, la bombilla no se toca.
3. Nunca soplar por la bombilla. Se sabe de gente que, cuando el mate está duro, sopla para mejorar el tránsito de la bombilla, pero no hay nada más desagradable ni desconsiderado: el mate no es un clarinete, y además lo llenás de microbios que el otro no tiene por qué beberse.
4. Jamás cebar con agua hervida. Cebar un mate con agua hervida es un delito que merece la pena capital, ya que de esa forma la yerba se quema y queda amarga como la carqueja. Un buen cebador, escucha la pava y siempre sabe cuándo el agua está lista.
5. Cortar el mate con agua fría de la canilla. Otra acción que merece la horca. El cloro del agua corriente hecha a perder el gusto del mate y ya no tiene retorno. Si el agua te quedó muy caliente, esperás a que se enfríe, sin chistar.
6. Nunca convidar un mate frío. Esto es una señal de desprecio y equivale a ofrecerle un plato de pescado podrido a quien tiene hambre. Antes que cebar con agua fría, el buen matero rehace la partida: calienta el agua, cambia la yerba y ceba desde cero una nueva ronda, para no desdeñar a nadie y conservar el amor propio.
7. Bajo ningún concepto reusar la yerba. A ver si nos entendemos: cuando un mate ya dio todo el sabor crudo del pasto y aportó su amargo revitalizante, esa yerba ya no sirve más. Nada de volver a cebarlo conservando la que estaba abajo en el mate. El matero de ley no vuelve a usar la yerba: tira todo y arranca otra vez.
8. No incursionar en mezclas new age. ¿Qué es eso de combinar el mate con poleo, muña muña, o cáscara de naranja? El mate ya tiene sabor suficiente, señores. Si no les va, cambien la marca de yerba. Pero eso de andar buscándole "funcionalidades" ?que haga bien a los huesos, al tránsito lento, a la presión- no es propio de esta bebida, sino de jarabes.
9. Nunca chupar el mate ajeno. Esto equivale a robarle a alguien su porción de asado. Fijate, en una ronda de materos, para que el mate llegue lejos, pasa por varias manos y ninguna tiene derecho a cortar el trayecto y robar el turno. Es una gruesa afrenta, que en tiempos de gauchos se solucionaba con facón.
10. Dejar migas en la bombilla. Esto sí que es de pésimo gusto. Si todos sabemos que el mate es una costumbre bastante promiscua y hasta poco higiénica, debemos cuidar el aspecto del ritual para no hacerlo aún más asqueroso. Si se toma mate con bizcochos, antes de beber hay que limpiarse la boca. ¿O a alguno le gusta compartir una gaseosa con "pescaditos"?
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1311281

Para quienes quieran conocer la simpática historia de los 25 mates que Juan Manuel de Rosas ofreció al profesor de música de su hija Manuelita:
http://theclubofcompulsivereaders.blogspot.com/2011/05/los-25-mates-ofrecidos-al-maestro-de.html

14 comments:

  1. muy interesante el articulo, leyendo uno por uno, vemos a que a diario y a rato se infringen normas de un buen bebedor de mate...sin querer uno mete la pata, prometo que la proxima que cebe mate voy a estar con el post del mate al lado...

    ReplyDelete
  2. hola Myriam
    El regalo de tu hermana es precioso!!!!!!
    los 10 "mandamientos...." del mate estan buenisimos!!!!!!!
    Besos
    miri

    ReplyDelete
  3. Yo tambien soy una argentina "fallada". No tomo mate...que se le va a hacer! algun defecto tenemos que tener, no? :)
    Besos

    ReplyDelete
  4. Gracias MIri, la verdad es un regalo hermoso, y vino con otras cosas también. Para mi hija y mi yerno mandó un recetario argentino en inglés y castellano, excelente idea!
    Un beso,
    M

    ReplyDelete
  5. Gracias Ale, viste qué divertido?
    Un beso,
    M

    ReplyDelete
  6. Divino el artículo. Voy a adoptar la idea de solucionar las cosas con facón, mi mate es sagrado.

    ReplyDelete
  7. Ja Ja, qué divertida Ana!
    Me gusta tu foto de perfil, se te ve muy bien,
    un beso,
    M

    ReplyDelete
  8. Hola Tuqui, me sorprendiste! porque veo que tenés un corazón bien argentino, pero sobre gustos no hay nada escrito, verdad? Ya somos dos jajaja!
    un beso,
    M

    ReplyDelete
  9. Hola Myriam,me encantó este post!Y también salto con el tema con mi corazón argentino,pero acá más de uno va a decir que soy una bacana, pues tomo mate....si otro lo sirve!! si tengo que cebar yo lo hago igualmente, no es que me niegue, pero me aburre cebarlo y respeto a rajatabla todas las reglas hasta la nueve, la diez no la conozco, pero si alguien me diera un mate con una migaja ni lo aceptaría!! Y faltan la de oro, jamás aceptar un solo mate, siempre tomar dos por lo menos, la sabiduría popular dice que si tomás uno solo te quedás rengo!!! Besos

    ReplyDelete
  10. Hola!!
    esto me lo tengo que estudiar, porque alguna vez he intentado tomar mate y me ha salido fatal.
    A ver si me pongo a cocinar más, que tengo mi blog de cocina abandonado. Por cierto, en mi blog de jabón he dejado una cosita para tí.
    Muchos besos

    ReplyDelete
  11. Ay Silvia, cómo me has hecho reír! Yo esperaba que alguien me atacara y me dijeran ¨de qué te la das tomando té!!¨, jajjaaa, pero, ya ves que no estoy sola, menos mal! Te cuento, y atención que esto ha sido así por años!!!. Como sabés, trabajo con mi esposo, ambos la misma profesión. Cuando yo lo conocí, le tuve que servir el café un par de veces, porque él era amigo de mi jefe (gran amigo nuestro el día de hoy). A partir de nuestra boda, a eso de las 10/10.30 AM, él me sirve un cafecito con dos galletitas. Así estuviera yo al lado de la cafetera, me lo sirve él, así como yo hago la comida. Prefiero no tomar si tuviera que hacermelo yo, me encanta que me sirva el cafecito, a veces estoy lavando y me lo deja a 10 cm de la cafetera jjajajajaja! El resto, todo yo ......:(
    Un beso,
    Myriam

    ReplyDelete
  12. Hola Laura, sin embargo ví que estuviste cocinando con tu hermana! Voy a pasar por tu blog de jabón, leí que estabas trabajando en algo, será precioso seguro,
    un beso,
    Myriam

    ReplyDelete
  13. Hola Myriam, gracias por informarnos sobre el mate, no savia muchas de esas cosas y me gusta el mate, tengo muchos amigos argentinos y lo tome alguna vez, la primera vez que un amigo me preparo un mate, yo pensé que no tenia ni cafeína ni excitantes y como me gustaba estuve toda la mañana atiborrandome de mate, luego me tire toda la tarde noche subiéndome por las paredes, creía que me daba algo, desde entonces uno y basta.

    Hasta otra un abrazo.

    ReplyDelete
  14. Me hiciste reír Toni! dicen que el mate es peor que el café, muchos de mis compañeros cuando estudiábamos, tomaban mate para mantenerse despiertos, me imagino cómo estarías, jajaja,
    Gracias por tu visita,
    Myriam

    ReplyDelete

Gracias por vuestros comentarios constructivos!.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails